Un mal día

Esta mañana me levanté de no muy buen humor sin ningún motivo en especial. A punto de pasar el clásico día vegetativo que no sé por qué siempre cae en domingo, de repente decidí decir NO y hacer todas esas cosas que no me apetecía hacer.

El resultado es que ahora me siento mucho mejor y lo que en un principio iba a ser un mal día se ha convertido en otra cosa, gracias a un simple impulso de rebelión contra mis propios instintos y contra la idea de desperdiciar un valioso tiempo atrapada por la siempre inoportuna desgana.

Además, para rematar ya este cambio de ánimo… ¡he recuperado mi play!

25-02-2007. Personal.

2 comentarios

  1. Katia replied:

    Como ya he explicado en “Propósitos” yo no tengo mucha fuerza de voluntad, y admiro mucho a ese tipo de personas que en un acto de valentía luchan contra su desgana y afrontan su malestar con terapia de choque. [mode aplauso on]
    Seguramente yo me hubiera quedado en la cama, vegetando y compadeciéndome de mi misma…

  2. Sandía replied:

    Tomo nota🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: